sábado, 1 de septiembre de 2012

CRONOLOGÍA DE LA CRISIS DESATADA EN CHILE POR EL PROCESAMIENTO DE PINOCHET

CRONOLOGÍA DE LA CRISIS DESATADA POR EL PROCESAMIENTO DE PINOCHET POR PARTE DE JUEZ GUZMÁN Y LA REACCIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS.

Cronología de la crisis desatada por el procesamiento de Pinochet en el caso de la Caravana de la Muerte. Equipo Nizkor, miembro del Serpaj Europa, Derechos Human Rights (USA) y del GILC (Global Internet Liberty Campaign). Información. 10nov00 

VIERNES 1: LA REBELIÓN DE GUZMÁN DESATA LA CRISIS

PALACIO DE TRIBUNALES. 13.45 HORAS. "Dígame que esto no es verdad...", decía el presidente de la Corte Suprema, Hernán Álvarez, al secretario del máximo tribunal, Carlos Meneses, minutos después de enterarse a través de la radio de su auto del procesamiento al general (R) Augusto Pinochet.

La resolución del juez Juan Guzmán comenzó a filtrarse pasadas las 13:00, cuando el Palacio de los Tribunales se encontraba prácticamente vacío. Ni siquiera estaba el ministro a cargo del caso Pinochet, que a esa hora trabajaba en Investigaciones.

Así, sorpresivamente y cuando la mayor parte de los jueces habían abandonado los tribunales, Guzmán concretó una decisión que desarmó el mapa: encargó reo a Pinochet como autor de 18 secuestros calificados y 57 homicidios en el caso Caravana de la Muerte.

Una hora antes, la Suprema resolvía darle al juez un plazo de 48 horas para explicar por qué le había enviado una carta de solidaridad a la presidenta del Consejo de Defensa del Estado (CDE), Clara Szczaranski, en circunstancias que el organismo es parte del caso Caravana. Por eso, la decisión de Guzmán fue interpretada como una rebelión frente a la posibilidad de que se le recusara y el caso dejara de estar en sus manos.

CIUDAD DE MÉXICO 11.OO HORAS (MÉXICO). El Presidente Ricardo Lagos participaba a esa hora en la ceremonia de asunción del mando de Vicente Fox. Era imposible interrumpirlo, pues se encontraba al interior del Congreso. Insulza, desde Chile, intentaba comunicarse con él. Ordenó a su edecán que cruzara las barreras de seguridad, pero éste no pudo y, en primera instancia, sólo logró enviarle un mensaje a través del asesor presidencial Pedro Durán. Tras la ceremonia, Lagos fue informado y se contactó directamente con Insulza para tener más detalles de la situación. Mientras abandona el Parlamento comentó la situación con Felipe González. Luego, eludió a la prensa internacional y se trasladó a su próxima actividad.

Lagos e Insulza siguieron comunicados durante el día, e incluso la línea pública del Gobierno fue fijada en conjunto, cuando el Presidente se refirió al tema y el Vicepresidente escuchaba sus palabras por teléfono, gracias al celular que Durán sostenía ante un parlante mientras Lagos hablaba.

LA MONEDA. 14.00 HORAS. Los ministros políticos Alvaro García y Claudio Huepe debieron abandonar los almuerzos en que celebraban el día de la secretaria en restaurantes cercanos a La Moneda, cuando fueron informados de la situación. Inmediatamente se dirigieron a sus despachos para sumarse a una reunión que sostenían Insulza, el titular de Defensa, Mario Fernández, y el subsecretario del Interior, Jorge Burgos.

QUILLOTA. 14 HORAS. En plena carretera, cuando se dirigía a un almuerzo a la Escuela de Caballería de Quillota -su regimiento favorito-, sonó el celular de Izurieta. La resolución del juez lo indignó. Y lo dejó en una incómoda situación al mando del Ejército: durante las semanas anteriores Izurieta había visitado varios cuarteles para tratar el tema de los casos por violaciones a los derechos humanos, a raíz de la molestia que había provocado en la filas el procesamiento de un general activo -Hernán Ramírez Hald- por el caso Tucapel Jiménez, situación que dio origen al adelantamiento del retiro del uniformado. En esos encuentros, Izurieta había dado garantías a los generales respecto a que el caso Pinochet estaba en vías de cerrarse. Y le pidió a los oficiales, explícitamente, que confiaran en el Alto Mando. Pero la resolución de Guzmán desvaneció sus promesas.

Peor aún, el general se había sumado a una serie de esfuerzos para generar una salida definitiva al tema de los derechos humanos, surgidos a partir de la liturgia del perdón realizada por la Iglesia Católica el viernes anterior. Incluso sólo horas antes del golpe de Guzmán, Izurieta decía: "El país vive un momento bastante positivo y el Ejército, como siempre, ha estado y estará colaborando para aportar todo los que sea necesario para nuestro país".

LOS BOLDOS. 14.15 HORAS. Pinochet había partido cerca de las 11.30 horas a Bucalemu, junto a su esposa, Lucía Hiriart, para pasar el fin de semana en su fundo de Los Boldos. Pasadas las 14.00 horas, su hijo menor, Marco Antonio Pinochet, se enteraba de la decisión de Guzmán por la radio de su auto. Inmediatamente se comunicó con el oficial de guardia destacado en el fundo, solicitándole que le comunicara la situación a su padre. Esa tarde, Pinochet fue visitado por el general (R) Guillermo Garín y el alcalde de Providencia, Cristián Labbé, además de sus hija Jacqueline.

Luego de hablar con su padre, Marco Antonio Pinochet se contactó con los abogados de la defensa, con quienes se reunió en la oficina del abogado Pablo Rodríguez alrededor de las 16 horas. Entonces resolvieron presentar un recurso de amparo para dejar sin efecto la determinación de Guzmán.

EDIFICIO DE LAS FUERZAS ARMADAS. EN LA TARDE. Mientras analizaban los pasos a seguir, el ministro de Defensa intentaba, sin suerte, comunicarse con los jefes castrenses. A cada llamado del secretario de Estado, los uniformados contestaban que estaban reunidos y que no responderían el teléfono. Más aún, después de que el general Izurieta preguntó si contaba con el apoyo de todas las ramas para llamar al Cosena -a lo que recibió una respuesta positiva de sus pares- los militares decidieron mantener esa determinación en reserva, para que Izurieta se la comunicara a las autoridades de Palacio durante el sábado. Fernández incluso pidió a sus subsecretarios que se comunicarán con los comandantes en Jefe. A esa hora, el general Izurieta se reunía con el resto de los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas. Llegaron hasta el edificio de calle Zenteno el almirante Jorge Arancibia y el general director de Carabineros, Manuel Ugarte. Como representante de la Fuerza Aérea participó el jefe del Estado Mayor, Hernán Gabrielli, pues el comandante en jefe de esa rama castrense, Patricio Ríos, se encontraba en el sur del país, con licencia médica. Sin embargo, Ríos decidió volver a Santiago para sumarse a la reunión.

Al empezar el encuentro, los uniformados coincidieron en catalogar la situación como "muy grave" y la graficaron señalando que sólo quedaban dos vías para reaccionar: algún movimiento similar al "ejercicio de enlace" -posibilidad que ni siquiera fue analizada, pues estaba descartada de plano- o una citación al Cosena.

LA MONEDA. 18.30 HORAS. Insulza había adivinado que la decisión tomada por los jefes castrenses era convocar al Cosena. Sale a los patios de Palacio para hablar sobre el procesamiento a Pinochet. Ya antes, a las 15.30 horas, Huepe había entregado la versión del gobierno, repitiendo el discurso respecto de los fallos judiciales y la independencia de los poderes del Estado.

Ante las cámaras, Insulza mantiene la línea y adelanta la posición del gobierno en el tema que preocupada a los uniformados: consultado sobre una posible citación al Cosena, señala -con la tranquilidad- que "no veo la necesidad" de un encuentro del organismo.

EDIFICIO DE LAS FUERZAS ARMADAS. 18.45 HORAS. Cerca de las 21 horas, Arancibia regresa al edificio de Calle Zenteno, donde los cuatro comandantes en jefe analizan una vez más la situación. A esas alturas, ya estaba fijado un encuentro para el sábado en la mañana entre Insulza y el general Izurieta. Este último permanece hasta las 4 de la madrugada en el edificio de las Fuerzas Armadas, reunido con la totalidad del Cuerpo de Generales del Ejército.

Paralelamente a la reunión, el general Izurieta cita a un encuentro a sus asesores más cercanos, para entregarles detalles sobre las resoluciones adoptadas por los jefes de las Fuerzas Armadas. Con la decisión de citar al Cosena ya tomada, los jefes castrenses aceptan comunicarse con el gobierno y para eso, el almirante Arancibia parte a una reunión con el ministro Fernández. Sin embargo, no le adelanta que los auditores de las cuatro ramas ya se encontraban afinando la citación al organismo, que debía ser firmada por Izurieta, Arancibia, Ríos y Ugarte.

CIUDAD DE MÉXICO. 23.00 (CHILE). 20.00 (MÉXICO). Lagos comenta con Madeleine Albright el proceso a Pinochet. A la salida reconoce que el tema fue tratado y parte a la cena de gala de Fox, donde es consultado por Pinochet por varios jefes de Estado, entre ellos Fidel Castro.

Sábado 2: El Gobierno logra contener la presión LA MONEDA. 10.00 HORAS. Los ministros del equipo político -Alvaro García y Claudio Huepe-, además del titular de Defensa, y de Justicia, José Antonio Gómez, a la espera del encuentro con el general Izurieta. En La Moneda todavía no se reponían del golpe que el día antes había propiciado Juan Guzmán, al punto que una de las preocupaciones de los secretarios de Estado era dilucidar si la resolución del juez detenía o no los exámenes médicos para Pinochet, el camino que siempre ha desembocado en el fin del caso. También evalúan las consecuencias de la presentación del recurso de amparo anunciado por la defensa de Pinochet y apuestan a que será acogido en la corte.

ZENTENO. 10.30 HORAS. Se informa que el general Izurieta se referirá a la resolución del juez Guzmán cerca de las 11 horas. Sin embargo, el jefe del Ejército parte media hora antes a su encuentro con el ministro Insulza y Fernández, en La Moneda.

En la cita, que duró cerca de dos horas, Izurieta le notifica al vicepresidente que las Fuerzas Armadas quieren convocar al Cosena. Y que están en condiciones de hacerlo por su cuenta, si es que el gobierno se niega a esa posibilidad.

La reunión es dura. Insulza -con su cajetilla de Viceroy en la mesa- se resiste a la petición de los uniformados. Incluso le dice a Izurieta que el gobierno no le facilitará las dependencias de La Moneda para efectuar la reunión del organismo. Y le recomienda que evalúe él los costos.

Izurieta insiste y se rehusa a escuchar argumentos sobre la inconveniencia de citar al Cosena. Más aún, defiende la dureza de su posición, argumentando que la institución castrense ya había hecho suficientes gestos por el caso Pinochet y que era el gobierno el que no estaba cumpliendo supuestos compromisos que tenían por testigo al ministro Fernández, los que apuntaban al cierre del caso.

Insulza le dice entonces que no puede responder a su petición hasta conversar con el Presidente de la República, que a esas alturas estaba en el exclusivo balneario mexicano Bahía de Huatulco, a la espera de iniciar el lunes una visita de Estado a México.

LA MONEDA, 12.00 HORAS / HUATULCO, 9.00 HORAS (MÉXICO). Tras la cita con Izurieta, el vicepresidente se comunica con Lagos, quien estaba acompañado por su esposa, Luisa Durán, la canciller, Soledad Alvear, el diputado Gutenberg Martínez, el embajador de Chile en México, Luis Maira, y la escritora Marcela Serrano, en Huatulco. A esa hora, una de las principales preocupaciones de sus asesores comunicacionales era que Lagos fuera fotografiado en la playa.

Antes de hablar con Lagos, el vicepresidente le había comentado a los ministros que esperaban conocer el desenlace de la reunión, que Izurieta estaba en una posición "muy dura". Ante esta situación, Lagos le pide a Insulza que le ofrezca una reunión con ellos a su llegada, es decir, en la tarde del martes.

A la misma hora, en el Palacio de Tribunales, la defensa del general (R) Augusto Pinochet interpone un recurso de amparo a su favor.

EDIFICIO DE LAS FUERZAS ARMADAS, 12.30 HORAS. El general Izurieta vuelve a sus oficinas en el edificio de calle Zenteno para reunirse con los generales Juan Emilio Cheyre, Javier Urbina, Patricio Chacón y Roberto Arancibia Clavel, a quienes les informa que Insulza le ha pedido tiempo para tratar el tema con el Presidente. Izurieta permanece en el lugar durante toda la tarde.

LA MONEDA, 19.40 HORAS. El Mercedes de Izurieta vuelve a entrar a La Moneda a toda velocidad. Insulza -que se mantiene en permanente contacto con Lagos- recibe al general Izurieta y le informa que el Presidente ofrece reunirse con todos los jefes castrenses, a su llegada, para tratar el tema. Casi dos horas antes, el general da una conferencia de prensa donde señala que el Ejército no descarta convocar al Cosena. Eso no cayó bien a Insulza.

Finalmente, en el encuentro con Insulza -que se prolonga hasta cerca de las 20.15 horas- Izurieta acepta el ofrecimiento del Presidente. Insulza le informa entonces a Lagos que han logrado contener, por el momento, las presiones ejercidas por los militares. Incluso, el Presidente recibe antecedentes respecto a que Izurieta había aceptado su ofrecimiento contra la postura del almirante Arancibia, quien insistía en citar al Cosena de inmediato, con la salvedad -acordada desde el principio por los jefes castrenses- de que la reunión se concretaría sólo una vez que Lagos regresara a Chile. Finalmente comentan lo que está sucediendo con la Teletón.

Lagos, entonces, se concentra en afinar -junto a Maira- el discurso que pronunciaría al día siguiente ante el Congreso mexicano.

DOMINGO 3: DESCANSO INTERRUMPIDO EN HUATULCO

HUATULCO. 22.40 HORAS (CHILE). 19.40 HORAS (MÉXICO). Lagos regresa a Ciudad de México, tras permanecer durante el día en Huatulco contactado con el ministro Insulza y sus principales asesores. En la capital mexicana insiste en entregar señales de normalidad, y se traslada a la librería más grande de la ciudad. Entre otras cosas, compra las obras completas de Sigmund Freud y la Nueva Historia de México.

A las 23.15 horas de Chile -es decir, las 20.15 horas en México- Lagos llega al Hotel Camino Real donde lo espera la prensa chilena. No descarta una eventual reunión del Cosena, a raíz de la situación que se ha producido tras el sometimiento a Pinochet. Reitera que en Chile existe tranquilidad y que explicará al país el sentido de sus decisiones. Reitera, además, que al país le interesa más la Teletón que la situación de Pinochet.

Sube a su habitación y discute con la canciller los reclamos de México por el inicio de las negociaciones de Chile con EE.UU.

LUNES 4: LAS FF.AA. ESPERAN A LAGOS

PALACIO DE TRIBUNALES, EN LA MAÑANA. Pasadas las 9:00 horas, la defensa, los querellantes y el CDE se notifican oficialmente del procesamiento contra de Pinochet y obtienen copia de la resolución del juez Guzmán.

A primera hora del día, se filtra la decisión de Clara Szczaranski, de cambiar los abogados titulares en el caso Caravana de la Muerte. Salen María Teresa Muñoz y Hernán Peñafiel y en reemplazo es designado Cristián Arias -que tiene a su cargo la causa de Tucapel Jiménez- para alegar el amparo ante la Quinta Sala.

Con el fallo en mano y una larga reunión en la oficina del abogado Pablo Rodríguez, aproximadamente a las 11.00, los procuradores de la defensa presentan una orden de no innovar a fin de que no se materialice la orden de detención hasta que no se resuelva el recurso de amparo.

Guzmán no aparece en tribunales y hace llegar a la Corte Suprema, pasado el mediodía, sus explicaciones por la carta a Szczaranski.

CIUDAD DE MÉXICO. 14.00 HORAS (CHILE). 11 HORAS (MÉXICO). Desde esta ciudad, el equipo del Presidente envía un comunicado de prensa a Chile señalando que el Mandatario no es partidario de citar al Cosena. A esas alturas Huepe había informado que Lagos recibiría a los comandantes en jefe una vez que regresara al país. Y el Presidente decide endurecer el discurso, pues se producen algunas desinteligencias comunicacionales con el resto de los ministros de palacio (ver frases). Se refuerza, entonces, la línea de que citar al Cosena para analizar un fallo judicial "es inconstitucional". El Presidente sólo se refiere al tema cerca de las 15.45 horas de México, cuando ofrece una breve rueda de prensa donde señala que "en Santiago vamos a conversar" sobre la reunión con los jefes castrenses.

Los generales mantienen su decisión de citar al Cosena. Tanto, que a pesar de los lobbys desplegados por los subsecretarios de Defensa -donde se afirma que Carabineros y la Fuerza Aérea están proclives a dejar atrás la convocatoria- los militares ya tienen lista la carta que le entregarían al Presidente pidiendo la convocatoria del organismo.

MARTES 5. LAGOS CEDE ANTE LOS JEFES CASTRENSES

AEROPUERTO DE CIUDAD DE MÉXICO. 2.05 HORAS (CHILE), 23.05 HORAS (MÉXICO). El avión presidencial chileno despega rumbo a Santiago con la comitiva que acompañó a Lagos en su gira por Estados Unidos y el país azteca. Tras 10 minutos de vuelo, el Presidente camina hacia la parte posterior del avión y les comenta a los periodistas que la situación en Chile está controlada y con un gesto con la mano da a entender que no se citará al Cosena.

AEROPUERTO DE CIUDAD DE PANAMÁ. 5.45 HORAS (CHILE). Mientras Lagos duerme en el avión -que carga combustible-, en el aeropuerto algunos miembros de la delegación confirman la citación al Cosena.

EDIFICIO DE LAS FUERZAS ARMADAS. 9.00 HORAS. Los comandantes en jefe y de Orden se reúnen y ratifican la línea de citar al Cosena. Manifiestan que es preferible que lo haga el Presidente, pero que de lo contrario lo harán ellos. Los cuatro jefes castrenses deciden presentarse ante Lagos como un solo bloque y acuerdan entrar a La Moneda de forma separada y de modo discreto, aunque visible. Además, se toma el acuerdo de que no se harán declaraciones.

PALACIO DE TRIBUNALES. 13.50 HORAS. Dos de los abogados de Pinochet, Ambrosio Rodríguez y José María Eyzaguirre, esperan ansiosos el resultado de la orden de no innovar que habían presentado 24 horas antes para paralizar la orden de detención contra Pinochet que contenía el procesamiento. Los jueces de la Quinta Sala Milton Juica, Lamberto Cisternas y Carmen Carvajal acogen por unanimidad la petición de la defensa y los abogados sonríen.

La medida es la primera señal de la descompresión del caso y la crisis surgida tras la resolución del juez Guzmán, sobre todo porque el dictamen borró de un plumazo uno de los episodios que mayor tensión hubiese provocado entre los militares: que Pinochet hubiese sido arrestado y prontuariado por la justicia, con fotografías y fichaje de huellas dactilares de por medio.

CENTRO DE EXTENSIÓN DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA. 12.00 HORAS. En un seminario sobre seguridad ciudadana del Instituto Libertad y Desarrollo, el alcalde electo de Santiago, Joaquín Lavín, en una abierta discrepancia con las declaraciones realizadas por los políticos de su partido (UDI), hace un llamado a respetar los fallos de la justicia. "En esto hay que ser muy claro, cuando el senador Pinochet estaba en Londres nosotros dijimos que tenía que volver al país para enfrentar la justicia como cualquier chileno y eso es lo que ha pasado, por lo que no cabe otra posición que respetar absolutamente los fallos judiciales". Sobre la posibilidad de convocar al Cosena, dice que "está dentro de sus atribuciones y dentro de sus posibilidades y si funciona la institucionalidad es normal".

Antes, los diputados de la UDI Iván Moreira -conocido por ser un "duro"- y Cristián Leay -cercano a Lavín- afirman que la conducta del juez Guzmán le resta imparcialidad y credibilidad para sustanciar la causa contra Pinochet, por lo que exigen su inhabilitación inmediata. Lavín cataloga estas opiniones de "personales".

LOS BOLDOS. PASADO EL MEDIODÍA. El general (R) Pinochet recibe por cerca de 20 minutos a senadores de derecha e institucionales y luego almuerza con el parlamentario conservador británico Lord Norman Lamont, el abogado Fernando Barros, su asesor Sergio Rillón, el general (R) Guillermo Garín y el presidente de la Fundación Pinochet, Hernán Briones. Es la primera visita masiva que el ex comandante en jefe del Ejército recibe desde que Guzmán ordenó su procesamiento. En el fundo, el general (R) y sus cercanos celebran el triunfo de la defensa: la aceptación de la orden de no innovar por parte de la Quinta Sala.

SALÓN VIP DEL AEROPUERTO INTERNACIONAL ARTURO MERINO BENÍTEZ 14.30 HORAS. Lagos llega a Santiago y recibe un reporte de Insulza sobre la situación. Lo primero que se le informa es la posición adoptada por Lavín. Para entregar una nueva señal de normalidad se dirige al Centro de Rehabilitación Infantil Teletón, antes de llegar a La Moneda para reunirse con los comandantes en jefe. Los cambios en su agenda estuvieron a cargo de su asesor Pedro Durán, que tras la resolución adoptada por Guzmán el viernes adelantó su retorno a Santiago para reordenar la agenda presidencial.

En su encuentro con Mario Kreutzberger, el Mandatario reiteró la "inconstitucionalidad" de citar al Cosena para analizar un fallo judicial, pero dejó abierta la puerta de convocar al organismo por otros motivos, al señalar que éste debe reunirse próximamente para designar a un nuevo miembro del Tribunal Constitucional que reemplace al jurista Mario Verdugo, quien cumplió la edad límite de 75 años. A esa hora esta aparecía como una buena salida.

LA MONEDA. 16.40 HORAS. Lagos regresa a la sede de gobierno para preparar la cita con los comandantes en jefe, fijada para las 19.00 horas. A las 17 horas se reúne en su despacho con el ministro de Defensa, Mario Fernández. Una hora y media después, los ministros secretarios generales de la Presidencia, Alvaro García, y de gobierno, Claudio Huepe, regresan a Santiago desde Valparaíso, para participar en una reunión del comité político ampliado que se realizaría después de la cita de Lagos con los comandantes en jefe.

PUERTA O 'HIGGINS DEL PALACIO DE LA MONEDA. 18.50 HORAS. El almirante Arancibia baja de su Mercedes Benz e ingresa caminando a la casa de gobierno. Ante una enorme expectación periodística cruza el patio Los Naranjos, el patio Los Cañones y dice escuetamente que su ánimo ante la reunión es "positivo". Casi simultáneamente ingresan Izurieta y Ríos en sus autos por la puerta de Teatinos y pocos minutos antes de las 19 horas arriba Ugarte por el mismo lugar.

La poca discreta llegada de Arancibia molesta a sus pares y al gobierno. Pero sobre todo indigna a los generales de Ejército reunidos en Zenteno a la espera de conocer el resultado de la reunión. Esto, porque ya existía molestia con el almirante a raíz de sus declaraciones en una entrevista publicada por El Mercurio, el domingo 3. En ella, consultado sobre la decisión del Izurieta de aceptar la renuncia anticipada de Ramírez Hald, dijo que "tengo un profundo respeto por los tres poderes del estado y por mi gente y ésta no sería marginada de la institución mientras no se comprobara su culpabilidad". Sus palabras cayeron mal en el Ejército, pero en esta rama castrense se optó por dejar de lado todo tipo de recriminaciones, privilegiando la unidad de las Fuerzas Armadas.

DESPACHO PRESIDENCIAL. LA MONEDA. 19.05 HORAS. Lagos recibe en su remodelada oficina de colores azul y blanco a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y de Orden, quienes le solicitan que convoque al Cosena. En el encuentro, donde el Presidente expone una serie de argumentos sobre la inconveniencia de citar al organismo, también participan los ministros Fernández e Insulza. Y los tres advierten a poco andar que los jefes castrenses no variarán su posición. Incluso, en la cita, Izurieta le entrega a Lagos una convocatoria al Cosena firmada por los cuatro comandantes en jefe, como una contundente señal de que no variarán en su postura. Y que al Presidente sólo le resta decidir si él llamará a la reunión o si permitirá que por primera vez en la transición sean los jefes castrenses quienes lo hagan.

Terminado el encuentro, a las 20.45 horas, Izurieta, Arancibia, Ríos y Ugarte retiran en sus autos por la puerta de Teatinos sin hacer declaraciones y se trasladan al edificio de Las Fuerzas Armadas de calle Zenteno. Allí analizan la conversación sostenida con el Presidente.

Lagos, por su parte, se reúne con Fernández, Insulza y Gómez para definir una versión del encuentro. Allí Lagos decide que será él quien convoque al Cosena, pero sólo una vez que la tramitación del recurso de amparo a favor de Pinochet haya terminado. Y opta por comunicar su decisión al día siguiente, en una visita a terreno que haría a mediodía al incendiado hospital San Juan de Dios de San Fernando. También se discute la opción de citarlo argumentando la necesidad de llenar el cupo del Tribunal Constitucional, lo que finalmente es desechado.

ESCALERA QUE CONECTA AL DESPACHO PRESIDENCIAL. 21.45 HORAS. Fernández da una versión sobre la cita Lagos-FF.AA. y señala que el Presidente decidirá al día siguiente si accederá a la petición realizada por los jefes castrenses de citar al Cosena. Advierte, entonces, que los uniformados han entregado argumentos más amplios que lo sucedido con el caso Pinochet, y que el Mandatario se ha comprometido a analizarlos.

EDIFICIO DIEGO PORTALES. 22.00 HORAS. Fernández se reúne con sus subsecretarios Gabriel Gaspar (Guerra), Angel Flisfisch (Marina), Nelson Hadad (Aviación) y Patricio Morales (Carabineros). Les informa que Lagos convocará al Cosena después de que finalice la tramitación del recurso de amparo a favor de Pinochet.

MIÉRCOLES 6: ANUNCIO A CONTRAPELO

SAN FERNANDO. 10.45 HORAS. En su visita al Hospital San Juan de Dios, el Presidente habla sobre la salud. Y desiste de entregar una respuesta sobre el pedido de los militares. Al terminar, sube a su auto y en voz alta se pregunta si hablar entonces o después. Opta por la segunda opción, le pide al chofer que partan y regresa a Santiago.

PALACIO DE TRIBUNALES. 13.00 HORAS. Concluido un nuevo pleno de la Suprema, se informa que los ministros del máximo tribunal han decidido censurar por escrito al juez Guzmán por haberle enviado una carta de solidaridad a Clara Szczaranski. Se concreta así otro episodio de una de las semanas más difíciles para el magistrado.

Paralelamente, el ministro Lamberto Cisternas -integrante de la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones- presenta una licencia médica por alza de presión, por lo que debe ser reemplazado para la vista del amparo. Se escoge como integrante al juez Raimundo Díaz, conocido como uno de los magistrados más proclives a la defensa de Pinochet. La decisión de Cisterna es interpretada como una reacción ante el denominado "síndrome Juica-Camposano", es decir, los episodios en que ambos jueces -Milton Juica y Raquel Camposano- fueron vetados por los senadores de oposición y el oficialismo, respectivamente, para integrar la Corte Suprema. La tesis se refuerza, pues el ministro Cisterna había sido visto la noche antes de presentar su licencia médica en el restaurante Eladio de Avenida Ossa.

LA MONEDA. 14.30 HORAS. Tras regresar desde San Fernando, el Presidente decide hablar en uno de los salones del Palacio para entregar su respuesta al pedido de los militares. Señala que ha decidido citar al Cosena, pero una vez que haya concluido la vista del recurso de amparo. Terminan, así, las 120 horas de la crisis militar más compleja que ha debido enfrentar el Presidente desde su llegada a La Moneda. Al punto que, por primera vez, no tiene margen de negociación con el general Izurieta y se ve forzado a aceptar el pedido de las Fuerzas Armadas.

CRONOLOGÍA DE DECLARACIONES DEL GOBIERNO.

-"(Procesamiento de Pinochet) es una expresión de lo que está ocurriendo en el país, un fortalecimiento del sistema democrático (...) los chilenos y chilenas debemos acostumbrarnos a que este tipo de definiciones judiciales se adoptan en Chile". El Presidente Ricardo Lagos tras la firma de un acuerdo de cooperación para las pymes en ciudad de México, el viernes 1 de diciembre a las 15.15 horas.

-"Toda definición judicial puede implicar inquietudes, pero lo importante es que debiéramos inquietarnos mucho más si las instituciones no funcionaran. Lo que se está demostrando es que el Poder Judicial funciona, funciona bien y debe llamarnos a todos a satisfacción". Lagos en ciudad de México, el viernes 1 de diciembre a las 15.20 horas.

-"No veo por qué una resolución de este tipo va a tomar un carácter político, cuando ha estado centrada exclusivamente en acciones que se han realizado en los tribunales". El ministro secretario general de la Presidencia, Claudio Huepe en La Moneda, el viernes 1 de diciembre, a las 15.45 horas.

-"El Ejecutivo ha mantenido una posición de respeto al Poder Judicial. Nunca hemos interferido y en este caso, por importante que sea la figura del general Pinochet para millones de chilenos, no nos cabe ninguna otra actitud que reiterar esa disposición permanente y llamar a la ciudadanía a tomar el caso con calma y normalidad". El ministro secretario general de la Presidencia, Claudio Huepe en La Moneda, el viernes 1 de diciembre, a las 15.50 horas.

-"No veo su necesidad (citación del Cosena)". José Miguel Insulza, Vicepresidente de la República y ministro del Interior, viernes 1 de diciembre, 18.30 horas.

-"El gobierno no tiene absolutamente ninguna actuación ni responsabilidad en las decisiones de los tribunales de justicia. Hasta ahora no veo razón para decir que exista algún grado de intranquilidad".

José Miguel Insulza, Vicepresidente de la República y ministro del Interior, viernes 1 de diciembre, 18.35 horas.

-"Las decisiones que tome son a partir de un absoluto convencimiento y las tomaré en función del interés superior del país y, por cierto, que explicaré el sentido de estas decisiones". El Presidente Ricardo Lagos, la noche del domingo 3 de diciembre, en Ciudad de México.

--"No nos pongamos nerviosos cada vez que hay una decisión judicial". Ricardo Lagos, la noche del domingo 3 de diciembre, en Ciudad de México.

-"Mi compromiso como Presidente de Chile es garantizar la absoluta independencia del Poder Judicial. Así funcionan las democracias en todo el mundo y así funciona en Chile. Lo que ha ocurrido en el país es absolutamente normal y el país está absolutamente tranquilo". Ricardo Lagos, lunes 4 de diciembre, tras recibir la llaves de la ciudad en el ayuntamiento de la capital mexicana, 18.45.

-"Lo importante es que ante estos temas todos los chilenos mantengamos la calma y tranquilidad. Hay un Poder Judicial independiente y mi obligación es permitir que las instituciones funcionen". El Presidente Ricardo Lagos tras su visita a la Teletón, el martes 5 cerca de las 15.30 horas.

-"Voy a escuchar todos los puntos de vista, no obstante, respecto de fallos judiciales no procede ninguna reunión (del Cosena), porque sería inconstitucional. No nos corresponde como Poder Ejecutivo analizar los fallos. Nos corresponde acatarlos y hacer que se cumplan. Nada más". El Presidente Ricardo Lagos tras su visita a la Teletón, el martes 5 cerca de las 15.30 horas.

-"Los comandantes en jefe y el general director de Carabineros expusieron al Presidente una serie de argumentos que, según ellos, ameritan la convocatoria del Consejo de Seguridad Nacional (...) Fueron enfáticos en decir que la situación que afecta al general Pinochet no es el trasfondo ni el fundamento para hacer esta petición. La verdad es que la formulación es mucho más amplia y abarca una situación mucho más profunda de lo que está pasando en el país". El ministro de Defensa, Mario Fernández, en La Moneda, el martes 5 a las 21.45 horas.

- "Los chilenos saben que el país está en absoluta calma y tranquilidad y que todas las instituciones están funcionando, pero también saben que las Fuerzas Armadas existe intranquilidad por la situación judicial que afecta al ex comandante en jefe del Ejército". Presidente Ricardo Lagos, en La Moneda, miércoles 6 de diciembre, 13.45 horas.

-"El Consejo de Seguridad Nacional es una institución que a mí no me parece adecuada, desde el punto de vista democrático que debe regir Chile. Sin embargo, es una institución vigente y, como tal, la debo respetar mientras ella exista". Presidente Ricardo Lagos, en La Moneda, miércoles 6 de diciembre, 13.50 horas.

-"Entiendo la inquietud expresada por un sector de la ciudadanía, como son las Fuerzas Armadas (...) Por eso he decidido citar al consejo de seguridad Nacional, que es la instancia en la cual los uniformados pueden formular sus planteamientos a los distintos poderes del Estado (...) La citación sólo se hará una vez que dicho recurso (de amparo a favor de Pinochet) haya terminado su completa tramitación". Presidente Ricardo Lagos, en La Moneda, miércoles 6 de diciembre, 15.51 horas.

-"Si he decidido hacer esta citación es para escuchar a un sector de los chilenos y el país puede estar absolutamente tranquilo, pues el Presidente de la República no se deja presionar y habla con la verdad". Presidente Ricardo Lagos, tras encabezar acto sobre participación ciudadana en La Moneda, jueves 7 de diciembre, 13.35 horas.
[Fuente: diario La Tercera, Santiago de Chile, 10nov00]

ii) EL JUEZ GUZMÁN CONFIRMA QUE HABÍA DECIDIDO PROCESAR A AGUSTO PINOCHET POR EL CASO DE LA CARAVANA DE LA MUERTE.

Tres horas después de dictar el auto de procesamiento más explosivo de la historia nacional, el ministro de fuero Juan Salvador Guzmán Tapia se encontraba en su casa de Pedro de Valdivia Norte, vestido de sport y casi desentendido de lo que ocurría a su alrededor.

La noticia se había filtrado poco antes de las dos de la tarde del viernes de la semana pasada, cuando ya el Palacio de los Tribunales estaba cerrando. "Puede no haber sido notificado, pero debe tener conocimiento por la prensa, seguramente", comentó el ministro al confirmar en las inmediaciones de su hogar que había decidido procesar a Augusto Pinochet como autor en el caso Caravana de la Muerte.

La resolución de Guzmán sorprendió hasta al presidente del máximo tribunal, Hernán Alvarez, que tuvo que llamar por teléfono a su oficina para confirmarla. Fue una bomba que se conoció poco después que el Pleno de la Corte Suprema le diera un plazo de 48 horas para explicar la carta de apoyo que Guzmán había enviado a la presidenta del Consejo de Defensa del Estado, Clara Szczaranski, parte querellante en el caso. En la misiva, el magistrado le entregaba su solidaridad frente a los cuestionamientos a su gestión. A raíz de la carta, los abogados de la defensa habían insinuado que el juez debía abandonar la causa.

En rigor, el desborde del río había empezado un día antes, el jueves, cuando un periódico electrónico difundió la carta privada recibida por Szczaranski, manifestándole su apoyo y admiración. La abogada, representando al CDE, ha participado en los alegatos del caso Pinochet, por lo que los abogados de la defensa del ex militar no tardaron en plantear su inquietud.

"Lo de la carta lo retrata de tomo y lomo: escribiéndole una carta de su puño y letra a una persona que apenas conoce", cuenta un amigo del juez.

Hasta ahora, públicamente, Guzmán ha sido más bien parco a la hora de explicar el sentido de su carta. Sin embargo, ha entregado una clave que -según sus cercanos- grafica bien la situación. Para justificar la misiva, el juez ha invocado razones de "caballerosidad chilena" frente a un colega que se encontraba en dificultades, único detalle para dar cuenta de la molestia y el dolor que le causó la divulgación de su contenido.

"Soy un hombre honesto", ha dicho, recalcando que se encuentra con su conciencia tranquila. En círculos más íntimos, ha reconocido que enviar la misiva "pudo haber sido poco prudente, pero fue un acto honesto" y que por ello se encuentra muy tranquilo.

Luego de la censura por escrito que el miércoles le aplicó el Pleno de la Corte Suprema por infringir el Código Orgánico de Tribunales, el juez no ha sobrerreaccionado. Incluso, se ha referido a la sanción como una "condecoración", en comentarios con más amargura que ironía a gente cercana. Y no ha emitido señales de abatimiento por la sanción, pese a que complica seriamente sus eventuales aspiraciones de llegar en los próximos dos años a integrar la Corte Suprema. Anteriormente, por lo menos dos ministros del máximo tribunal no lo calificaron como "sobresaliente", lo que implica que no integrará el próximo año una quina para ascender. Esto, a raíz de las dos amonestaciones anteriores que arrastraba el ministro de fuero, y que no incluye la censura por escrito que le fue aplicada por su carta a la titular del CDE, que se verá en el período comprendido entre el 30 de octubre del próximo año y octubre del año 2002.

LA OTRA CARTA

La misiva de Guzmán a Szczaranski levantó polémica. Con todo, no se trata de la única carta que el ministro ha enviado en los últimos meses a abogados que litigan en la causa de Pinochet.

En un reportaje publicado por El Mercurio en agosto pasado, un amigo del ministro recordó que, cierta vez, durante la festividad de San Juan, el magistrado recibió un regalo "al límite de lo aceptable", enviado por "una persona inculpada en una causa que él podía llegar a conocer".

El juez -complicado- habría aceptado el regalo, para no ofender a quien se lo llevaba. No obstante, resolvió el problema enviando el presente a una institución de beneficencia, "y escribiéndole una carta al donante en la cual expresaba su gratitud porque con el regalo le había dado la oportunidad a él, como juez pobre, de hacer un presente a una entidad de caridad".

Fuentes del entorno del magistrado precisaron a La Tercera que el regalo en cuestión -una pluma marca "Mont Blanc"- fue llevada al juez por uno de los abogados de la defensa del general Pinochet, en junio, poco ante de la celebración del día de San Juan, el 24 de ese mes.

Según estas mismas fuentes, Juan Guzmán -a través de otro abogado- derivó el lapicero a una institución de beneficencia ligada a la infancia y envió la carta a quien le había entregado el presente.

"Lo que pasa es que él nunca va a aceptar un regalo, pero por su formación siempre va a buscar formas elegantes de decir que no puede recibirlo", cuenta un abogado que trató el tema con el magistrado.

Los antecedentes son celosamente guardados por el ministro de fuero, consciente de los problemas que le acarrearía el que se conozca en la prensa "una segunda carta de Juan Guzmán".

LAS RAZONES

"El, cuando hace algo, siempre evalúa quedar bien con su conciencia y es probable que nunca se refiera a estas cosas directamente", explican abogados cercanos al ministro.

Hasta el momento, Guzmán no se ha pronunciado acerca de si autorizó o no la divulgación de la carta a Clara Szczaranski. Una versión publicada por El Mercurio afirma que los responsables de la filtración serían los abogados de Szczaranski, Juan Agustín Figueroa y Alberto Coddou.

Sobre la carta a la presidenta del CDE, abogados del círculo íntimo de Guzmán recalcan que ésta nunca tuvo como fin su divulgación. "Si él considera que pudo haber sido poco prudente enviarla, habría sido ya temerario autorizar su publicación de esa forma", aseveran. La difusión de la misiva provocó la inmediata reacción del equipo de defensores de Pinochet, particularmente del abogado Gustavo Collao Mira, quien declaró que "resultan sorprendentes las declaraciones de adhesión" del ministro a Szczaranski y que "no corresponde a un juez manifestarlas a una de las personas que actúan como querellantes ante él. Mucho menos, afirmar públicamente que dicho querellante lucha por la justicia".

Collao agregó que, a su modo de ver, el ministro ha perdido "toda imparcialidad para seguir substanciando este proceso".

La tranquila respuesta de Guzmán fue recordar que era amigo de Collao y que lo había visitado cuando se encontraba enfermo, además de haber comido en su casa. "Sabe muy bien que soy un hombre correcto, un hombre absolutamente imparcial", remachó el ministro.

En su respuesta, mostró la misma calma que mantuvo durante la semana, incluso el martes pasado, cuando debió presentar ante la Corte Suprema sus explicaciones por la carta a Szczaranski. Ese fue el único día que Guzmán se retiró más temprano a su casa, para escuchar un poco de ópera y leer poesía, antes de seguir trabajando en su escritorio. Quienes lo conocen califican este despacho privado como su "refugio", entre sus libros y colecciones de arte precolombino.

EL HOMBRE Y LAS PALABRAS

Como buen hombre de letras, Guzmán se ha ubicado en el centro del debate a partir de los fallos que ha redactado. Ahora, con la carta enviada a la presidenta del CDE, ha hecho esto mismo, aunque con un manuscrito de su puño y letra.

Actualmente, su destino parece ser tan impredecible como él mismo. Amigos cercanos sostienen que, una vez que jubile -en 14 años más- tiene previsto publicar una novela, "Los pobres de espíritu", sobre sus vivencias en el atribulado mayo francés de 1968, además de otras de las obras que ha hecho en este tiempo. Acaso un detalle que lo retrate bien en su búsqueda de encontrarse siempre con la palabra final y definitiva, sea la versión del célebre "If" del escritor inglés Rudyard Kipling, que terminó hace algún tiempo. Convencido que las traducciones existentes eran defectuosas, el ministro realizó una y la distribuyó a sus amigos, asegurándoles que se trataba de lo que en verdad Kipling había querido decir.
[Fuente: Diario La Tercera, Santiago de Chile, 10ene00]

From: Editor Equipo Nizkor nizkor@teleline.es
Más información - Further information - Plus d'information



_____________________

No hay comentarios: